IRUARTETA, todos somos ratones

Hace un par de meses, un xurrumurru se fue extendiendo por la escuela: en IRUARTETA hay ratones; los sagutxos corretean a sus anchas por el jantoki y los pasillos. Yo pensé: bueno, hay vida en nuestra escuela a pesar de todo; y ratoncillas y ratoncillos deben de sentirse a gusto junto a las/os nuestras/os, quizás hasta atienden la clase desde algún txirrikito discreto. Enseñanza pública, para todas y todos 😀 .

Desde la Dirección se puso  en conocimiento del Ayuntamiento de Bilbao esta nueva situación, quien comunicó su preocupación y entrega total hasta que los “invasores” de la escuela fueran exterminados. Entiendo que son cuestiones de salud pública que conviene evaluar con celeridad, para luego tomar las decisiones oportunas. Pero veo que para lo que quiere, el Ayuntamiento actúa con celeridad y aparente resonsabilidad. Mientras que para abrir nuevos centros escolares o analizar el actual plan escolar de nuestro distrito, no le veo tan dinámico.  Pero ya sabemos que desde la instituciones locales la enseñanza y la cultura se miran con raseros torcidos, que no puede llover a gusto de todos. Y que mejor ejemplo que actuar con determinación y eficacia en las artes del palo y tente tieso.

Mientras tanto, desde el Gobierno Vasco se nos informaba de los planes de actuación en IRUARTETA, en concreto sobre la construcción de un nuevo edificio para educación infantil. No hay novedades al respecto. Se tata de la construcción del nuevo edificio que desde 2011 se nos viene anunciando como inminente y que vendría a paliar las situación de sobredimensionamiento (4 líneas de enseñanza) y saturación (se han ocupado todos los espacios de la escuela para utilizarlos como aulas, y aún así no es suficiente) generada por la decisión del Gobierno Vasco de imponer la 4ª línea en 2012.

La actual situación de IRUARTETA es crítica tanto por la falta de sitio como por tratarse de un edifico antiguo que necesita renovación y adecuación a las necesidades de hoy y, cómo no, también de su futuro inmediato. El centro está congestionado: todo el espacio se dedica a aulas estables; ya no existen aulas complementarias ni espacios para compartir, ni talleres, laboratorios, … ; tampoco existen espacios cubiertos, por lo que en situaciones de lluvia (tan poco frecuentes, ¿verdad?), niñas y niños juegan en aulas y pasillos. Finalmente, imagino que en el ranking de la ‘escuela del 2.0’, la nuestra será ‘-1.0’.

Si el nuevo edifico se construye (tranquilos, aún se está redactando el proyecto) no estará listo para albergar alumnos hasta 2019: un nuevo edifico para niñas y niños que aún no han nacido.  ¿Para qué nos hablan a amas y aitas de un nuevo edificio que no se abrirá hasta 2019? ¿Para qué se nos habla de un edificio que no aporta soluciones a los problemas de hoy?  ¿Para qué se nos habla de este nuevo edificio mientras no se nos proponen más actuaciones para solucionar los problemas actuales?

Este nuevo edificio no es nuestro problema ni tampoco nuestra solución. Me da igual donde lo hagan y como lo hagan: ya he visto la propuesta inicial y me parece más de lo mismo. Hoy, mañana y en Septiembre cuando comience el nuevo curso, nuestra escuela estará superpoblada, con escasez de recursos y en un edificio que se queda más y más obsoleto cada día. Queremos renovación de nuestra escuela, queremos modernización de su infraestructura, y queremos adecuación de las instalaciones al plan escolar.  Queremos que se elimine de modo permanente la 4ª línea, principal causa de los problemas, y medida eficaz para su resolución.

Pedimos un calendario de actuaciones y un compromiso de su cumplimiento por parte de las instituciones. Queremos que se mojen, que hagan su trabajo y que planifiquen de una vez, que suden la camiseta por el sistema escolar público, que recaben información sobre los problemas existentes, y que propongan soluciones y alternativas a los estamentos escolares para que, juntos, decidamos que hacer, cuando hacer y cómo hacer.

Al final te das cuenta de que IRUARTETA se está convirtiendo en una ratonera. Te das cuenta de que no hay un plan para nuestra escuela,  y si me apuras, no hay plan para el país.  Te cuesta creerlo, te cuesta reconocer que después de tanto tiempo y esfuerzos personales sigamos así, siempre al borde del agujero negro.

Pues yo digo que no queremos ser ratones en IRUARTETA ni un día más.

Anuncios
Publicado en 4ª línea, Ayuntamiento de Bilbao, escuela pública, Gobierno Vasco, IRUARTETA, mapa escolar, Miribilla, proyecto educativo, ratones | 3 comentarios